El apellido Cañas se encuentra presente en la Merindad desde el siglo XVI. Se puede decir que es de los apellidos más importantes que hubo por estos lares, merced al poder adquisitivo y al alto nivel social que alcanzaron los de este apellido.

Gran parte de la información aquí expuesta ha sido extraída de los testamentos que hizo el capitán don Juan de Cañas y Frías, caballero de la orden de Santiago, regidor perpetuo de la ciudad de Burgos, familiar del santo oficio de la inquisición del número de la ciudad de Burgos, y sargento mayor de ella y de su partido. Vecino de la Molina de Ubierna.