El apellido Cañas se encuentra presente en la Merindad desde el siglo XVI. Se puede decir que es de los apellidos más importantes que hubo por estos lares, merced al poder adquisitivo y al alto nivel social que alcanzaron los de este apellido.

Gran parte de la información aquí expuesta ha sido extraída de los testamentos que hizo el capitán don Juan de Cañas y Frías, caballero de la orden de Santiago, regidor perpetuo de la ciudad de Burgos, familiar del santo oficio de la inquisición del número de la ciudad de Burgos, y sargento mayor de ella y de su partido. Vecino de la Molina de Ubierna.

 

Hizo al menos cuatro testamentos, dos en Burgos, otro de su puño y letra que perdió en Madrid en junio de 1625, y otro en la ciudad de Valladolid en 1635, de los cuáles extraemos básicamente lo que concierne a nuestros lugares, sin extendernos mucho en otros datos ya bien conocidos y publicados de este apellido:

-  Don Juan de Cañas era tercer nieto de Fernán Gutiérrez de Celis, señor de la casa y solar de Celis, que está sita en el mismo lugar de Celis, junto a San Vicente de la Barquera, descendiente del caballero de Celis.

- Segundo nieto de Juan de Cañas de Celis, el primero de su apellido que llegó a Burgos, y de doña Constanza de Sedano y Lerma, natural de Sedano.

- Nieto de Andrés de Cañas, regidor de la ciudad de Burgos, y de doña Catalina de Frías, fundadores de un mayorazgo, y los primeros en avecindarse en la Molina de Ubierna.

- Hijo de don Andrés de Cañas y Frías, regidor de la ciudad de Burgos, procurador en Cortes de Valladolid, corregidor y justicia mayor de las ciudad de Cuenca y Huete, gobernador de San Clemente y su partido marquesado de Villena, y corregidor de la ciudad de Badajoz donde falleció en 1620. Familiar del Santo Oficio.

Y de doña Leonor Rodríguez de Salamanca, nieta del licenciado Francisco de Salamanca, del consejo de los reyes y su oidor en Galicia y Valladolid, fundador del mayorazgo principal de esta rama de los Salamanca. Doña Leonor hizo testamento en 1633, mandando ser sepultada en la capilla de San Jerónimo y San Julián, propiedad de su marido, sita en el monasterio de la Santísima Trinidad de Burgos. Hizo numerosas donaciones y memorias a la iglesia de San Román de la Molina, incluyendo el retablo de Santa Ana que se colocó en dicha iglesia.

Don Andrés compró tierras y heredades en los lugares de Villalvilla Sobresierra, la Molina de Ubierna, Cobos, Peñahorada y Robredo Sobresierra por valor de 452.000 maravedíes.  Se encontraba presente en la primera junta que se conserva inscrita en un documento de los hijosdalgo de la Jurisdicción de Río Ubierna del año 1583, repitiendo su participación dos años después.

Juan de Cañas y Frías, sucesor del mayorazgo de su padre y abuelo, contrajo matrimonio en San Clemente el 05-02-1615 con doña Catalina de Silva Pacheco, hija de don Luis de Silva Pacheco y de doña María Ramírez de Arellano, habiendo otorgado escritura de casamiento el mes de noviembre del año anterior en Villaescusa de Haro. Gastó grandes cantidades de dinero en pleitos por la sucesión de mayorazgos, patronazgos y otras mercedes a los que tenía derecho por sucesión.

Don Juan, bautizado en Burgos en 1583, comenzó su carrera militar el año 1600 en la jornada de Argel, habiendo sido soldado, alférez y capitán de infantería española de arcabuceros del tercio del maestre de campo don Sancho de Luna y Rojas. Fue admitido en la junta de hijosdalgo de la Jurisdicción de Río Ubierna el 21-05-1630, cuando ya llevaba cuatro años ocupando el cargo de sargento mayor de Burgos y su partido. Compró heredades en la Molina que valían más de 150 ducados.

Disponía de entierros en San Esteban, donde eran parroquianos, así como el patronazgo de la capilla de Santa Catalina y san Onofre, fundada por su padre. Dejó cien reales de limosna para ayudar a dorar el retablo del señor San Román de la Molina, así como el encargo de dejar la lámpara de dicha iglesia siempre iluminada como habían hecho los de su linaje.

Tenía gran devoción por la virgen del Carmen, por ello entregó a los carmelitas descalzos de la ciudad de Burgos una imagen y retrato con su precioso hijo en los brazos que estaba muy morena, copia de la que llegó a Italia desde Monte Carmelo, y que mandó realizar durante su estancia en Italia como capitán de arcabuceros de infantería el año 1607. Donó un juro al mismo convento para la fundación de memorias, así como la realización de un retablo a su costa que se puso y acabó el 21-05-1628.

De los quince hijos del matrimonio siete fueron barones, y dos de ellos dejaron plasmada su admisión en la Hermandad:

-Don Juan de Cañas y Silva, hijo segundo, admitido el 13-06-1639, caballero de la orden de Alcántara.

-Don Julián de Cañas y Silva Pacheco, hijo mayor y sucesor del mayorazgo, caballero de Santiago y consejero de Hacienda de su majestad, admitido el 16-06-1669. De su matrimonio con María de Castilla Zúñiga nació don Luis de Cañas, caballero de Santiago, admitido el mismo día que su padre. Línea correspondiente al marqués de Valle de Cerrato y duque del Parque.

 ---------------

Bibliografía:

- Protocolos notariales del Archivo Histórico Provincial de Burgos.